viernes, 20 de abril de 2007

Comic de 300


Aqui el trailer de la pelicula



Como la pelicuala no la han pasado todavia me paso a comentar el comic y la historia de tras del comic



300 es un comic que mañana en se estrenara como pelicula


Título: 300
Autores: Guión y dibujo de Frank Miller, con color de Lynn Varley.
Editorial española: Norma Editorial (8a edición: febrero 2007)
Formato: Álbum 96 pgs color, tapa dura, tamaño apaisado (30,7x24 cm, casi como dos comic-books)



300 es una novela gráfica de 1998, publicada originalmente en cinco números,


guionizada e ilustrada por Frank Miller con color de Lynn Varley
EL PErsonaje Principal es Leónidas Quien fue rey de Esparta en esa maravillosa época en la que darse por el culete estaba bien visto y en ese aspecto Leónidas destaco entre todos y llego a convertirse en la leyenda que es ahora. Aunque la historia a cambiado y retocado a este personaje.

Leónidas I (en idioma griego: Λεωνίδας) fue el decimoséptimo Rey de Esparta de la línea de los Agiadas.

Fue uno de los hijos del rey Anaxandridas II de Esparta. Sucedió en el trono, probablemente en 489 o 488 adC, a su hermanastro Cleómenes I y se casó con Gorgos, la hija de éste.




En el año 481 adC, los representantes de diferentes polis, encabezadas por Atenas y Esparta, firmaron un pacto militar (symmaquia) para protegerse de un posible ataque del Imperio Persa.

Según este pacto, en caso de invasión correspondería a Esparta la tarea de dirigir el ejército helénico. Su resultado fue una tregua general, que incluso propició el regreso de algunos desterrados.

Tras la muerte de Darío, su hijo Jerjes subió al poder, ocupándose los primeros años de su reinado en reprimir revueltas en Egipto y Babilonia, y preparándose a continuación para atacar a los griegos.

Antes había enviado a Grecia embajadores a todas las ciudades para pedirles tierra y agua, símbolos de sumisión. Muchas islas y ciudades aceptaron, pero no Atenas y Esparta.


Se cuenta que los espartanos, ignorando la inmunidad diplomática, respondieron a los embajadores: «Tendréis toda la tierra y el agua que queráis», y los tomaron y arrojaron a un pozo.

Era una declaración de intenciones hostiles definitiva.


En 480 adC, los éforos de Esparta enviaron a Leónidas al frente de 300 hoplitas y 4.000 soldados aliados para bloquear al ejército persa de Jerjes I en el paso de las Termópilas.



300 guerreros espartanos trataron de frenar el avance del ejército persa de Jerjes en su avance hacia la Grecia continental y los sucesos que desembocaron en ella desde la perspectiva de Leónidas, rey de Esparta. La novela está especialmente inspirada por la película de 1962


Los 300 espartanos aka El leon de Esparta (The 300 Spartans), que Miller vio cuando era un niño. Cada página fue originalmente ilustrada en un formato de página doble. Cuando la serie fue publicada en formato de tapa dura, se mantuvo el formato, de forma que cada página era dos veces más ancha que una historieta normal.


Pues bien el comic trata mas que todo de la la batalla de las termopilas .la Famosa batalla en que los persas les dieron lo suyo a los griegos.


Los persas, que siempre habían tenido cierta envidia de los griegos, le echaron por fin un par de huevos, se juntaron 200.000 amigos y se lanzaron sobre las provincias griegas.


Los griegos al principio se acojonoran un poco viendo lo que se les venía encima, así que les pidieron a los espartanos, a ver si les echaban una manita.



Los espartanos se apuntaban a cualquier juerga en la que la sangre corriese a borbotones, así que les faltó tiempo para coger las espadas y los escudos (las armaduras ya las llevaban puestas, y es que no se las quitaban ni para bañarse).


En cuanto los espartanos aceptaron meterse en la movida, subió mucho la moral de los griegos






Con los espartanos de su lado, el resto de provincias griegas consideraron que no era necesario mandar mucha gente. En concreto al valle de las Termópilas fueron: 300 hoplitas espartanos, 5 de Tegea, otros 5 de Mantinea, 1 de Orcómeno (que se había confundido y quería ir a una bacanal), 4 de Corinto, 2 de Fliunte (reclutados mientras estaban en coma etílico), 8 de Micenas, 7 tespieos y 1 gato que mandaron los tebanos y que se comieron los espartanos el primer día de viaje.


Se dice que Jerjes, al toparse con los soldados griegos, supuso que éstos se marcharían al ver la magnitud de su ejército.


Pasaron cuatro días y Jerjes, impaciente, envió un emisario exigiendo a los griegos que entregasen sus armas inmediatamente para no ser aniquilados. Leónidas respondió: «Ven a buscarlas tú mismo» (Μολων λαβε). Así dio comienzo la batalla.


A pesar de ser tan pocos, los espartanos hicieron tapón en un estrecho paso, y no dejaban pasar a los persas, que se dedicaban a cargar frontalmente como hombres

mientras los espartanos se dedicaban a convertirlos en sushi como... como espartanos.

Frustrado e impaciente, Jerjes envió al frente a sus diez mil Inmortales, su fuerza de élite,



llamados así porque cada vez que un Inmortal caía, otro corría a reemplazarlo, manteniéndose en la cantidad fija de diez mil hombres.



Sin embargo, los resultados fueron los mismos.



Los persas morían a cientos, la moral del ejército decaía y los griegos no mostraban signos de cansancio. La batalla continuó de esta forma durante tres días.


Fue entonces cuando Jerjes, abatido, recibió la ayuda que necesitaba.



Un griego llamado Efialtes (que significa «pesadilla») ofreció mostrarle a Jerjes un paso alternativo que rodeaba el lugar donde estaba Leónidas para acabar con su resistencia de una vez por todas. Sin dudarlo, Jerjes envió un importante número de sus fuerzas por ese paso.


Este paso se encontraba defendido por los focenses, pero al verse sorprendidos durante la noche por los persas, huyeron al primer contacto, sellando de esta manera la suerte de los defensores de las Termópilas. Algunos historiadores apuntan que los griegos tenían la alternativa de retirarse y luchar en otro lugar, pero, quizá por empecinamiento, decidieron sacrificarse.



Cuando Leónidas detectó la maniobra del enemigo y se dio cuenta de que le atacarían por dos frentes, reunió un consejo de guerra, donde ofreció a los griegos dos opciones: podían irse por mar a Atenas o permanecer en las Termópilas hasta el final.


Es en este punto donde Heródoto menciona su creencia de que Leónidas permitiera la marcha de los aliados influenciado por «la consulta previa que, a propósito de aquella guerra, realizaron los espartiatas al Oráculo nada más estallar la misma.


La respuesta que recibieron de labios de la Pitia fue que Lacedemón sería devastada por los bárbaros o que su rey moriría. Esa respuesta la dictó a los lacedemonios en versos hexámetros y rezaba así»:

Mirad, habitantes de la extensa Esparta,
o bien vuestra poderosa y eximia ciudad es arrasada por los descendientes de Perseo, o no lo es;
pero, en ese caso, la tierra de Lacedemón llorará la muerte de un rey de la estirpe de Heracles.
Pues al invasor no lo detendrá la fuerza de los toros o de los leónes, ya que posee la fuerza de Zeus.
Proclamo, en fin, que no se detendrá hasta haber devorado a una u otro hasta los huesos.


Los griegos, que se ven venir la masacre, empiezan a retirarse. Los de Tegea se dan cuenta de que se han dejado la cazuela en el fuego,

los de Corinto han aparcado en zona de parquímetros y tienen que mover el coche, los de Micenas tienen que sacar al perro a mear...

Al final allí solo quedan los espartanos, que como no tenían mucha imaginación no se les ocurrió ninguna excusa para largarse.

Por supuesto los persas los rodearon y les redujeron a cachitos,


pero para entonces estaban tan cansados que decidieron volverse a casa e intentar conquistar Grecia otro día.




Frases

"No son 300 hombres, son 300 espartanos"

"Vuelve con tu escudo, o sobre él"

"Espartanos, desayunad bien. ¡Porque esta noche cenaremos en el infierno!"(Rey Leónidas)

"Viajero que por aquí pasas, ve a decirle a los espartanos que fieles a sus leyes, aquí yacemos"


Mensajero persa:"Nuestras flechas taparán el Sol". Respuesta de Dienekes:"Mejor, así lucharemos a la sombra"

Jerjes: "Tu tribu es fascinante. Nuestras culturas podrían compartir muchas cosas". Leónidas: "Hemos compartido nuestra cultura con vosotros toda la mañana"

"Mensajero Del rey Jerjes: Entrega tus armas. A lo que contesto Leónidas.<> Traducido:Ven a cogerlas.

Jerjes: "No es a mi látigo a lo que mas temen mis soldados, sino a mi poder divino. Postrate ante mi Leonidas y no tendras porque temerme"

Leonidas: "Llevo luchando contra tus soldados toda la mañana, lo de postrarme ante ti, esta dificil,pues tengo un pequeño calambre en este muslo"

Entrenando la lucha: "Cuanto más sudes ahora menos sangrarás en el campo de batalla"



La hazaña fue recordada en una lápida conmemorativa escrita por el poeta Simónides, que decía así:


Ὦ ξεῖν’, ἀγγέλλειν Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε
κείμεθα, τοῖς κείνων ῥήμασι πειθόμενοι
Oh, extranjero, informa a Esparta, si pasas por allí, que aquí hemos caído
defendiendo su ley.


Ya sea de forma poética o interpretada, el texto no debería leerse en tono imperativo, sino como una petición de ayuda aparte de un saludo para un visitante. Lo que se busca en la petición es que el visitante, una vez deje el lugar, vaya y le anuncie a los espartanos que los muertos siguen aún en las Termópilas, manteniéndose fieles hasta el fin, de acuerdo a las órdenes de su Rey y su pueblo. No les importaba morir a los guerreros espartanos, o que sus conciudadanos supieran que habían muerto. Al contrario, el tono usado es que hasta su muerte se mantuvieron fieles. Se puede traducir de muchas formas, usando «Lacedemonia» en vez de «Esparta», sacrificando comprensión por literalidad.



Conclusiones de esta historia

  • Los valientes mueren.
  • Los cobardes sobreviven.
  • Cargar frontalmente es de estúpidos.


0 comentarios: