viernes, 20 de abril de 2007

RELATO DE UNA MUJER SOLA



Hace como dos semanas me hospedé en un hotel durante un viaje
de trabajo y al sentirme un poco sola y con una sensación de
libertad que nunca había sentido, decidí llamar a una de esas
"empresas de
acompañantes", de esas que reparten información a la
salida de los aeropuertos en algunos lugares, principalmente para
hombres.

Sin embargo entre los papeles que tenía, encontré a uno que
ofrecía literalmente el servicio masculino y en especial me llamo
la
atención uno que se llamaba "Ferótico". Después de analizar con
cuidado la fotografía, me decidí a llamarlo... qué carajos...

Con el brochure en mis manos,-que temblaban y sudaban por la
expectativa-,
levanté el teléfono y marqué el número que indicaba el panfleto.

EL: -"¡Hola!", contestó un hombre con una sensual voz.

YO: -"¡Hola!, veo que sabes de masajes y la verdad
es que necesito

que vengas a mi habitación y me des uno urgente ...No, espera, en
realidad lo que quiero es ¡sexo! Tengo ganas de tener una
larga sesión de sexo

pero ¡ya! Estoy hablando en serio, deseo que dure toda la noche
y estoy dispuesta a participar en variadas y atípicas cosas.....
si
eso tiene un nombre que puedas pronunciar ¡yo quiero hacerlo!

Trae toda clase de implementos, accesorios y juguetes para
que te asegures que me mantendré despierta ¡toda la noche.....!

Quiero que me inmovilices y que me llenes el cuerpo con lo que
quieras,
para después limpiárnoslo uno al otro... con la lengua o lo que tu
quieras.¿qué te parece...?"

EL: "Pues la verdad suena fantástico..... pero señora, para
hacer llamadas externas primero necesita marcar el 9..."

0 comentarios: