viernes, 31 de agosto de 2007

Una recopilacion de las mejores escenas lesbicas

Lesbian Music Video - Breathe Me




Help, I have done it again
I have been here many times before
Hurt myself again today
And the worst part is there's no-one else to blame

Be my friend, hold me
Wrap me up, un-fold me
I am small, and needy
Warm me up, and breathe me

Ouch I have lost myself again
Lost myself and I am nowhere to be found,
Yeah I think that I might break
I've lost myself again, and I will, I'll say

Chorus x2




Ayuda, la he hecho otra vez
He estado aquí muchas veces antes
Daño mismo otra vez hoy
Y la parte peor es allí es nadie más a culpar

Ser mi amigo, sostenerme
Envolverme para arriba, revelarme
Soy pequeño, y needy
Calentarme, y respirarme

Ouch me he perdido otra vez
Perdido mismo y yo estamos en ninguna parte ser encontrados,
Pienso sí que puede ser que me rompa
Me he perdido otra vez, y voluntad, yo diré


Joyas Literarias Juveniles - 009 Los Hijos del Capitan Grant

00 - 09. Los Hijos del Capitan Grant - Twango

Un aristócrata escocés llamado Lord Edward Glenarvan descubre, durante un viaje de recreo en la costa escocesa, un mensaje dentro de una botella lanzada por Harry Grant, capitán del bergantín Britannia, que ha naufragado dos años antes (1862) junto a dos miembros de su tripulación. A pedido de Robert y Mary, los hijos del capitán, decide lanzar una expedición de rescate, cuya principal dificultad consiste en que los datos del mensaje lanzado por los náufragos son ilegibles, excepto la latitud (37º).


Lord Glenarvan, junto con su esposa Lady Elena, los hijos del capitán y la tripulación de su yate, el Duncan, parten para Sudamérica puesto que el mensaje incompleto sugiere a la Patagonia como sitio del desastre. En mitad de la travesía, descubren a un inesperado pasajero, el geógrafo francés Jacques Paganel, que ha subido a bordo por equivocación y quien decide unirse a la expedición, abandonando el viaje que tenía pensado realizar debido a su profesión.

La expedición circunnavega el paralelo 37º, atraviesa Suramérica explorando la Patagonia y, posteriormente las islas Tristán de Acuña y Amsterdam, Australia y Nueva Zelanda con resultados negativos.

Al llegar a Australia, debido a una nueva interpretación del mensaje sugerida por el geógrafo Paganel, los expedicionarios encuentran por casualidad a un miembro de la tripulación del Britannia llamado Ayrton, quien les propone llevarlos al lugar del naufragio. Sin embargo, Ayrton es el sobrenombre del delincuente Ben Joyce, quien no estuvo presente en aquel suceso, sino que había sido abandonado tras un fallido intento de apoderarse de la nave, tras lo cual aquella zozobró. Traiciona la confianza que depositan en él los integrantes de la expedición y trata de tomar el control del yate Duncan, pero la suerte le es esquiva y su golpe falla, gracias a la lealtad de la tripulación.

Tomado prisionero, Ayrton ofrece a Lord Glenarvan dar datos sobre el capitán Grant para ser abandonado en una isla desierta en lugar de ser entregado a las autoridades inglesas que podrían ejecutarlo. Entonces, el Duncan pone proa a la isla Tabor (o María Teresa), que casualmente resulta ser el refugio del capitán Grant y los dos marinos sobrevivientes del naufragio. El grupo regresa a Inglaterra, dejando a Ayrton en la isla para vivir entre las bestias y así recobrar su humanidad. El personaje de Ayrton reaparece en la novela de Julio Verne, La Isla Misteriosa publicada en 1874.








lunes, 27 de agosto de 2007

Joyas Literarias Juveniles - 008 David Copperfield

David 01 - Twango
David Copperfield es una novela escrita por Charles Dickens y publicada por primera vez en 1850.

Al igual que el resto de sus trabajos (a excepción de cinco de ellos), esta novela fue publicada en capítulos mensuales. Muchos elementos de la novela hacen referencia a la propia vida de Dickens, siendo probablemente la mas autobiográfica de todas sus obras. Así también, el mismo Dickens señalo a David como su "hijo favorito".






David Copperfield comienza contando lo que sobre los
primeros años de su vida, que él no recuerda, le ha narrado su niñera Clara Peggotty. Así nos dice que vino al mundo seis meses después de haber
su padre, y que el día de su nacimiento estaba en la casa la tía Betsy, hermana del padre, que había ido sólo porque deseaba una niña en la familia para ser su madrina, y que cuando le dijeron que la criatura era un varón, salió sin despedirse de nadie.

David era sumamente feliz con su madre Clara Copperfield y su adorable Peggotty. En una oportunidad la niñera lo lleva a pasarse unos días
en un barco volcado donde vivía su hermano, el marinero Dan, con dos sobrinos: Ham y Emily, ésta última de siete años igual que David. Fueron
unos 15 días deliciosos que se ensombrecieron al regresar a la casa y encontrar a su madre casada con el señor Murdstone, hombre cruel que,'~
acompañado de su no menos malvada hermana, finalmente llevarían a la joven viuda Clara Copperfield a la tumba. A David, a las 8 años, lo envían a una escuela con la recomendación de que se le trate con dureza por ser un niño incorregible. En el lúgubre Colegio Salem, donde recibe los maltratos del maestro Creakle, también entabla algunas amistades, como Steerforth, joven muy apuesto y pagado de sí mismo que más tarde desatará lamentable situación, y Traddles, joven de buen corazón.


domingo, 26 de agosto de 2007

chicas besandose en el sofa

Joyas Literarias Juveniles - 007 - Ben-Hur

00 - Ben-Hur - Twango


Ben Hur es una novela del escritor Lewis Wallace. Fue publicada por primera vez el 12 de noviembre de 1880. Relata la historia del joven Judá, Ben Hur, y sus peripecias en un mundo en que se gesta una nueva fe.

Ben-Hur es la historia ficticia de Judah Ben-Hur, un aristócrata de Judea que durante el reinado del emperador romano Augusto es esclavizado a causa de la traición de su amigo romano Messala. Originalmente una novela de Lewis Wallace de 1880, la historia se ha adaptado para el cine numerosas veces.


La acción transcurre en Palestina, el año 30. Roma, dueña y señora del mundo conocido, gobierna con mano de hierro sus vastos territorios, entre ellos la misma Palestina, sometiendo con dureza a sus moradores. Éstos desean con ansia la llegada de un nuevo Mesías que liberará al pueblo judío del yugo romano. Entre ellos Judá Ben-Hur, un príncipe rico que comercia con especias desde Oriente a Roma. Un hombre respetado y creyente en la fe de su pueblo y su Dios. Sin embargo, los tiempos están revueltos y se teme una revuelta violenta contra el poder romano, a lo cual Roma responde con el envío de dos legiones al mando del nuevo jefe militar, Messala, antiguo amigo de la infancia de Ben-Hur. Judá ve en Messala a un amigo y también una posibilidad de cambio para su pueblo, una esperanza para el entendimiento y el respeto. Por el contrario, Messala ve a su viejo amigo como el hombre que "señalará" a los enemigos judíos de Roma por su pasada amistad. Sin embargo, Judá se niega al trato y Messala, encolerizado, rompe la relación. Ben-Hur, temeroso de su amigo el tribuno, sabe que tendrá que tener cuidado de ahora en adelante. Pero vendrá un golpe de mala suerte: Su hermana se apoya en el borde de la azotea y una piedra se desprende al paso de la comitiva provocando que el gobernador se golpee al caer junto con su caballo y este incidente, pese a ser accidental, le hace prisionero de su antiguo amigo, que le acusa de atentar contra el nuevo gobernador de Palestina, [Valerio Grato]. Judá es enviado al puerto de Tiro, sin juicio, como remero de galeras. Ben-Hur jura vengarse de Messala aunque ello le lleve toda la vida.




Tras condenar a Judá a las galeras, Messala no sólo había confiscado todos los bienes de Ben-Hur sino que se ensañó con su madre y hermana encerrándolas en los calabozos. Con la nueva llegada de Judá y su reto, Messala, tenso, mandó buscar a la familia de Judá. Para su sorpresa, tantos años en una celda inmunda en los recónditos calabozos habían hecho que enfermaran de lepra...

Judá, lleno de cólera y odio en su interior, se debate interiormente entre su venganza hacía su verdugo y su antigua amistad de la infancia. Pero Judá sabe que Messala no va a cambiar y que su única opción de resarcirse es poder ver su cuerpo mutilado y maltrecho en la arena del circo. Para ello, correrá la carrera de cuádrigas. Ahí vencerá a Messala, quien terminará cayéndose de su carro, y siendo atropellado y pisoteado por otro. Con el cuerpo ensangrentado, estará condenado definitivamente a su muerte. Esta escena de la carrera de cuádrigas es una de las más famosas de la historia del cine. Messala, en un último aliento le comunica que su madre y su hermana están vivas, pero que están en el valle de los leprosos. Por lo tanto, como Judá sabe, están condenadas a una muerte lenta y horrible.

Judá, desolado, recorre las calles de Jerusalén con su madre, su hermana, y Esther. Él accede al requerimiento insistente de ésta para que sean sanadas por el Rabí de Galilea, al que ha escuchado predicar y obrar maravillas, mientras una procesión de gente acompaña a gritos la marcha de los nuevos crucificados, entre ellos un hombre que una vez dio de beber a nuestro héroe. Ben-Hur, como agradecimiento, le devuelve su ayuda con agua y un poco de aliento en su pesada carga.


Este encuentro, y el presenciar después la crucifixión del hombre que un día le salvó de morir, harán que Judá encuentre la paz y mitigue su ira a través del perdón. Regresa aún bajo la catarsis de lo que ha presenciado cuando ve que su hermana y su madre han sanado milagrosamente. ¡Ha ocurrido el milagro! Y fundidos en un gran abrazo, se desborda la alegría.